Día 4 – Él O Yo

Llevamos unas horas de camino el dromedario y yo por el desierto.
El dromedario está triste y no me atrevo a preguntar, pero ya son muchas horas de silencio.

– ¿todo va bien? – le pregunto
– Si, si… la arena está suave…
– No, tú, ¿tú te encuentras bien?
– Ah… – sabía desde el principio cual era mi pregunta – No, no estoy bien, ya hace un tiempo que no me encuentro bien. Me siento muy triste. Ensimismado. Abstraído. No me importa nada lo que pasa a mi alrededor. Desde hace meses que me siento viejo, he perdido la memoria, he perdido vocabulario, incluso tiemblo al hablar. Solo me enfado, cualquier caso me hace enfadar, respondo mal, nervioso. Y no me importaría morir….todo me da igual…
– Te entiendo…

Seguimos caminando por el desierto y habla y hace silencios continuadamente. Yo le dejo su ritmo, no le pregunto nada.

Me explica que ya desde pequeño se sentía inferior a los demás y que siempre estaba detrás de sus compañeros. Tenía complejos que no sabe reconocer muy bien, pero que se sentía señalado, sobre todo cuando un verano engordó de golpe. Me explica su adolescencia, más despierta y tranquila y muy divertida. Que se enamoró de muchas, que era muy enamoradizo, pero no quería tener pareja, seguramente por su complejo de inferioridad. Y por eso le gustaba enamorarse de las que ya tenían pareja, como un juego de amantes y no crear compromisos. Tiene muchos amigos pero le cuesta conservarlos por alguna extraña razón que no le permite seguir el ritmo que siguen las demás personas, como si escogiera mal las amistades. Tenía un trabajo importante y estaba muy implicado, aunque alguna cosa le hacía no poder aguantarlo, como si no escogiera bien los empleos, o como si no fuera lo suficiente fuerte para estar en su ocupación. Y así iba dejando los trabajos a mitad. Me comenta que siempre ponía escusas pequeños problemas laborales que agrandaba. Todas estas cosas le parecían problemas psicológicos y que eran parte de esa inferioridad que ya creía real. Una inferioridad real. Buscó cambios en su vida, en su forma de actuar, de trabajar, de descansar, de vivir, pero cada vez iba a peor. El problema era él. Empezó a tener problemas de salud no hace mucho y le están haciendo muchas pruebas. Parece que saben cuál es la causa y que nació con esa causa y que eso le puede haber afectado toda la vida en cuanto sus relaciones con los demás y con lo que le rodeaba.

– Y eso me ha hecho ver que no tenía problemas psicológicos, que todo era un defecto en mis músculos y me ha afectado toda mi vida. Pero todos estos años de prueba los he vivido ensimismado, mirándome a mí, interiorizando, abstraído…y he perdido todas las ganas de estar. No me importaría morir…de repente…en una explosión por ejemplo. Como ejemplo. – acaba el dromedario

Llegamos a un enorme oasis, una mancha verde en medio del desierto. Creo que ha escogido un buen lugar para seguir el viaje. Así que nos acercamos, el placer del bosque de palmeras me gusta más.
Entramos atravesando un camino. Un camino que llega a su fin cuando el oasis se acaba y el dromedario sigue caminando y no adentramos en un desierto que está en medio del oasis. Un desierto rodeado de un oasis.

– Pero…. ¿Por qué no nos quedamos en el oasis?
– Tú quieres lugares especiales, me parece. Y a ese lugar te llevo.

En el centro del desierto, rodeado totalmente por el oasis verde, hay un pequeño lago de unos seis metros de diámetro.
No sé qué prefiero, la verdad… el oasis o el lago…el oasis…verde…la sombra…

– Relájate y disfruta de este lago – me dice

Me siento mientras el dromedario se tira al lago y nada. A mí los lugares misteriosos…que no sé lo que me encontraré…

El dromedario se está un buen rato haciendo el muerto flotando en el agua de espaldas.

Al anochecer me he acurrucado entre sus piernas.

FullSizeRender(22)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s