Día 12 – La Cena De La Capitana Y La Luna

He vuelto a la popa para ver la salida de la Luna llena por el horizonte.

Sigue ahí el cable chapoteando en el mar.

Hoy es la noche de la cena del capitán.
Es de la capitana en este barco.
Todos los pasajeros se ponen de mil botones y nerviosos con su tarjeta de invitación que han recibido en su camarote y les hace especiales y a lo mejor únicos. A lo mejor son los únicos en estar invitados.

Yo he decidido no ir.
Voy a tomar unas copas en el bar que hay muy cerca del Gran Salón de la cena. Es más, puedo ver la cena desde una puerta que une los dos lugares.
Y seguro estaré más tranquilo en la barra del bar con una copa de vino y unas aceitunas como cena.

Por la puerta veo en una mesa mis vecinos, los cinco juntos, los cinco solos, los cinco haciendo fotos de todo.
Y en primer término veo la mesa de la capitana que la tengo de espaldas, saludando a todas las mesas.
Primero un coctel de gambas, luego una parrillada de pescados varios y una copa de tres bolas de helado.
Y muchas botellas de vino.
Y por cierto yo ya llevo una cantidad grande de copas de vino.

Y al final las fotos con la capitana. Justo tras su mesa, por lo tanto delante de la puerta que tengo a la vista. Todos los pasajeros se van colocando, siguiendo la fila que controla un marinero, al lado de la capitana y un fotógrafo les hace una foto. 30 o 40 o 70 fotografías que yo aparezco justo tras la capitana, haciendo todas las caras que se me ocurren.

Cansado me he ido a ver la Luna llena a popa, tumbado en una hamaca. Silencio absoluto. Y la Luna muy grande. La veo muy grande, enorme.
El sonido de la mar es como el silencio que se rompe con un griterío enorme. El vecino, su mujer, sus tres hijos y centenares de pasajeros haciendo la conga por la popa -La Konga del Jalisco, ahí viene caminando- Y el vino vibra en mi cabeza y en mi estómago.
Poco a poco la conga se va alejando por mi izquierda –La Kongaa… de.. Jaliscooo.., ahí vieneee…..- Y se fue. Y de vuelta el silencio del rumor de la mar, el placer, la Luna. La Luna mucho más grande y que no puedo dejar de mirar. Y por mi derecha –LA KONGA DE JALISCO, AHÍ VIENE CAMINANDO- en todo mi odio y vuelve a dar la vuelta por la popa y vuelve a marchar. Ha sido mucho más rápido. Solo eran cinco…mis vecinos.

Silencio. Rumor de mar. Luna enorme y luminosa.

– ¿Tú eres el de las fotos? – una voz me susurra. La capitana está estirada a mi lado. – Te acabo de ver en decenas de fotos detrás de mí –
– Perdone capitana, no quería molestar – o si…
– No molestaste…Lao Tsssseeeee –

Ostras, ostras, ostras…y la Luna brillante y enorme que no puedo dejar de mirar. Y que se mueve y que cada vez es más grande y más grande.

– Lao tseeeee…..que lo seeee –

La Luna cae rápidamente hacia nosotros. ¡Ostras! Me aparto.
Y una lámpara de popa cae encima de la capitana.
Y yo pensando que era la Luna.

La capitana duerme en la enfermería, solo un pequeño corte en la frente.

Y yo en mi cama con la luz apagada. En silencio, hasta un estruendoso –La Konga de Jalisco- de los cinco vecinos. Entran en sus camarotes y se callan.

Ahora sí. Silencio. Y recordando a la capitana que me estaba gustando…Y la Luna que no era…pero estaba hermosa…estaban hermosas.

– ¡AHÍ VIENE, CAMINANDO! – Berrea mi vecino, el padre.

FullSizeRender(30)

Anuncios

Un comentario en “Día 12 – La Cena De La Capitana Y La Luna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s